Cocinas blancas con mobiliario blanco

Cocinas blancas: luminosidad y amplitud espacial

Atemporales y luminosas, las cocinas blancas siempre han sido una de las alternativas más utilizadas para las nuevas reformas de cocina, especialmente en los últimos años, en los que el estilo nórdico se ha convertido en un claro referente en la decoración del hogar, siendo el color blanco el auténtico protagonista.

La mezcla de materiales se convierte en la clave fundamental para evitar que, en las cocinas blanca,s el espacio se vea excesivamente frío y aséptico, tan sólo necesitarás combinar materiales que aporten calidez al ambiente, sin restar luminosidad: madera, superficies de cuarzo como las distintas propuestas de Silestone (descubre nuestro artículo Silestone: cuarzo natural para la cocina y el baño), ultra-compactos, laminados, etc. Además tienes la posibilidad de mezclar el blanco con otros colores más vivos para aportar una pincelada de atrevimiento a tu cocina.

Si pretendes conseguir un espacio elegante, combinar el blanco con otras tonalidades neutras como el color piedra, los grises cálidos, beige o arena te ayudará a diseñar un espacio clásico muy distinguido, cargado de calidez y estilo.

Si lo tuyo son los ambientes contemporáneos, no lo dudes, utiliza el blanco junto a grises y metalizados en mobiliario lacado en acabado mate o brillo. Si añades complementos y accesorios en aluminio o acero el look de las cocinas blancas que diseñes, será total.

Si eres atrevido utiliza un color intenso como elemento destacado sobre el blanco en algunas piezas de mobiliario y en los electrodomésticos. Si quieres añadir detalles de color sin arriesgar excesivamente, utilízalo en complementos, iluminación o pequeños electrodomésticos, por ejemplo.

Una cocina en blanco impecable sobre un pavimento de madera oscura se convertirá en un auténtico oasis de paz y tranquilidad para compartir en familia. La tonalidad de la madera, en contraste con la cocina blanca reforzará las características esenciales del color creando un espacio armónico, amplio, luminoso e higiénico.

En cuanto a los estilos, si lo que buscas es una cocina blanca de estilo rústico decántate por muebles de madera pintados en blanco combinados con complementos de hierro forjado, para añadir un toque nórdico a tu cocina utiliza muebles lacados o también pintados en blanco, de líneas rectas.

Y, si cuentas con una cocina de pequeñas dimensiones, no lo dudes, el blanco es tu color, con el que conseguirás multiplicar la sensación espacial, potenciará toda la luz natural que reciba del exterior  y aumentará la sensación de amplitud del espacio. La solución perfecta para los ambientes en los que cada centímetro cuenta.

¿Te atreverías con el blanco inmaculado para diseñar tu nueva cocina? ¿Que es lo que te transmiten las cocinas blancas? Explícanoslo en la sección de comentarios.

Foto de portada vía portobello-deco.com

 

No hay comentarios

Publicar un comentario