Como gestionar una obra de pintura.

Reformas. Cómo gestionar una obra de pintura.

Cuando nos planteamos cualquier tipo de reforma para nuestra casa, inevitablemente será necesario tener en cuenta la partida de pintura. Seguramente te habrás encontrado con pequeños carteles en farolas, fachadas y buzones de pintores que se ofrecen a precios exageradamente económicos y seguro que has estado tentado en llamar. Pero, tal y como hemos repetido hasta la saciedad en esta guía de artículos dedicados a la reforma, no lo dudes, “lo barato sale caro”.

Para saber cómo gestionar y supervisar una obra de pintura, antes que nada, debes saber cómo solicitar un presupuesto reforma (o varios, recuerda que lo ideal es que pidas al menos tres, para elegir el que más te convenga).

Te encontrarás con dos formas de pedir presupuestos para calcular una obra de pintura:

 

1-La tradicional, en la que el pintor se acerca a tu casa para valorar in situ, lo que se debe hacer.

2-La moderna, en la que se utilizan métodos online para realizar el presupuesto. Entra en You Can deco app y descárgate tu presupuesto de pintura en dos clic y gratis!

Presupuestos online

 

Empezaremos por la solicitud de presupuestos online, una tarea que puede contratarse cómodamente por internet, de manera que podrás ahorrar tiempo pidiendo varios presupuestos a profesionales, al mismo tiempo. Eso sí, ¡que no te den gato por liebre! Será necesario que te asegures que se trata de profesionales cualificados.

Para un pintor, realizar un presupuesto online sin ver el espacio que se deberá pintar, puede resultar difícil (esa es una de las desventajas), por lo que será necesario aportar el máximo de información posible. Cuantos más datos facilites, más real y exacto será el presupuesto.

 

Sigue estos consejos para evitar las sorpresas de última hora y conseguir buenos presupuestos:

1-Será necesario que especifiques los metros cuadrados y la altura de cada estancia a pintar. Recuerda cómo puedes medir en el artículo ¿Cómo se mide una casa?

2-Especifica también si el piso está amueblado y ocupado o si no lo está. No es lo mismo un trabajo de pintura si el piso está vacío que si estás viviendo en él.

3-Concreta todos los elementos a pintar: puertas, ventanas, radiadores, incluso algún mueble.

4-Explica correctamente el estado en que se encuentran las paredes: si existen agujeros que deben taparse, si hay que alisar paredes, si quieres quitar el anticuado gotelé…

5-Especifica qué tipo de pintura te gustaría utilizar y cuáles son tus colores favoritos.

6-Describe detalladamente las tareas a realizar en cada habitación, explicando si las paredes contienen ventanas, puertas, etc. Para ello, te irá muy bien adjuntar un pequeño croquis, realizado por ti, en el que dibujes los elementos estructurales, puertas, ventanas, chimeneas, etc. Te recordamos cómo puedes hacerlo en el artículo Herramientas. Cómo dibujar un esbozo de tu casa.

7-Añade fotografías de las estancias a pintar.

8-Concreta la fecha en la que te interesaría que se realizara la obra de pintura.

En cuanto tengas bien definida toda esta información podrás solicitar los presupuestos a varios profesionales distintos. Eso sí, piensa que nunca se tratará de un presupuesto real cerrado, hasta que el pintor que elijas, visite tu casa, para evaluar en primera persona cualquier detalle que puedas haber pasado por alto.

Presupuesto tradicional

 

Si, por el contrario, eres de los que prefiere el sistema tradicional, en el que los distintos pintores se trasladan a tu vivienda para valorar la obra de pintura en primera persona, será necesario que tengas en cuenta los siguientes pasos:

(Del mismo modo que sucede en el supuesto anterior, será necesario que tengas muy claro qué trabajos quieres que realicen: las habitaciones a pintar, el tipo de pintura, colores, etc.)

1-Fíjate en cómo actúa el profesional en tu casa, de este modo sabrás si se trata de un industrial cualificado o no.

2-Resultará imprescindible que tome nota del trabajo a realizar para valorar si se trata de un trabajo rápido o existe la necesidad de realizar una obra de pintura larga y meticulosa.

3-Deberá medir cada uno de los espacios detalladamente, fijarse si los techos son especialmente altos, si son abovedados o si existen molduras y artesonados (el hecho de tener que trabajar subidos en escaleras, ralentiza el tiempo destinado al trabajo, ya que los pintores tienen que subir con herramientas, pintar una zona, bajar de nuevo con sus herramientas, mover la escalera, y empezar todo el proceso de nuevo en cada uno de las áreas que alcancen).

4-Asegúrate de dejar claro si el mobiliario lo moverán los pintores o lo tendrás que hacer tú, en el caso que no se trate de un piso vacío.

5-Comentad el tema de la textura de las paredes; existen diferentes acabados, desde los más rugosos e imperfectos hasta las paredes impolutas perfectamente lisas. Tendrás que concretar cuál es el acabado que prefieres.

6-En el caso de la valoración de una obra de pintura de una casa exenta, será necesario que evalúe también el entorno, especialmente si se tiene que pintar una fachada.

Es preferible que no dejes nada sin concretar, de este modo podrás pedir un presupuesto cerrado y sabrás el tiempo que puede durar la obra de pintura.

 

Cuando hayas decidido qué presupuesto y profesional es el elegido, revisa todas las condiciones pactadas en el contrato y… ¡a supervisar!

 

Te recordamos cuáles son las claves para que la supervisión de la obra de pintura sea todo un éxito:

-Si vives en casa y lo tienes lleno de tus muebles y tus cosas recuerda guardar y tapar bien todo aquello que sea susceptible de estropearse o ensuciarse. Aunque acuerdes con el equipo de pintores que ellos moverán los muebles, es preferible que algunas piezas estén a buen recaudo ya que la pintura podría estropearlas, sin remedio.

-Deja las llaves a un responsable asignado por ti mismo (algún familiar) o uno de los operarios, elegido por el pintor jefe, por si no puedes estar permanentemente en casa.

-Explica a los trabajadores cuál es el baño que deben utilizar y en qué lugar pueden llenar los cubos de agua, limpiar las brochas o guardar sus herramientas. Exige unas normas de conducta básicas sobre el volumen de la radio o la música, si pueden utilizar el teléfono o fumar. Mejor dejarlo claro desde un principio para evitar situaciones incómodas.

-Puedes estar controlando la obra de pintura sin molestar, así podrás verificar que todo se realiza tal y como habéis acordado.

Tarde o temprano (esperamos que temprano), las obras finalizarán definitivamente y estarás a punto para estrenar tu piso celebrando una gran fiesta. Eso sí, procura que los invitados respeten cada espacio, ¡como si fuera su propia casa! No querrás volver a empezar con reformas, ¿no?

¡Que la fuerza te acompañe!

Foto de la portada vía unsplash.com ©Daniel Cheung
No hay comentarios

Publicar un comentario