Suelos de linóleo para salones

Linóleo, la revolución ecológica para los suelos del siglo XXI

Si estás enfrascado en unas reformas en casa o si te has planteado cambiar el suelo, seguro que has oído hablar, aunque sea vagamente, de los suelos de linóleo y te preguntas ¿de qué está hecho el linóleo?, ¿Dónde lo puedo aplicar y en qué condiciones? No nos sorprende que te hagas infinidad de preguntas, puesto que antes de tomar una decisión, es necesario que conozcas exactamente de qué estamos hablando, el cómo y el porqué.

¿Qué es y de qué está fabricado el linóleo?

 

El linóleo está realizado de diferentes tipos de materiales, con el aceite de linaza como elemento principal, junto a resinas, polvo de corcho, piedra caliza y harina de madera reciclada, mezclados.

Todos los materiales que componen el linóleo son de origen natural y biodegradable, por lo que se convierte en el tipo de superficie ecológica, por excelencia.

 

Una propuesta que se utiliza como pavimento para el suelo, desde hace más de 150 años, empleada principalmente en zonas de alto tránsito como espacios educativos e instalaciones sanitarias cuya evolución está marcando un antes y un después en espacios y viviendas privadas, desde hace unos años, gracias a la sensibilización por aquello sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

Su propia composición, a la que se suman los tratamientos superficiales más innovadores realizados con barnices acrílicos, también de carácter ecológico, convierte al linóleo en un material cuya vida útil que puede ser de los 15 a los 30 años, en función del espesor y la calidad del mismo, por lo que se convierte en una alternativa muy fácil de amortizar a corto plazo.

¿Cuáles son las características del linóleo?

 

Amplia gama de colores y diseños

Podrás encontrar este tipo de material en una amplia variedad de colores y diseños, en una textura lisa y plana, generalmente brillante, efecto muy característico y valorado en los ambientes de estilo industrial o contemporáneo.

Suelos de linóleo para cocinasFoto vía meister.com

 

Fácil instalación

El linóleo se puede instalar fácilmente, gracias a las distintas presentaciones disponibles que posibilitan adaptarlo a cualquier tipo de espacio, en combinación con una flexibilidad, resistencia y dureza extraordinaria, además de contar con una pisada confortable, hechos que los convierten en un material idóneo, fácil de limpiar y mantener. No te dejes de incorporar este material cuando solicites tu presupuesto poner suelo ya que es una alternativa muy interesante por su calidad-precio y durabilidad.

¿Por qué debería elegir un suelo de linóleo y por qué no?

 

Durabilidad

Si buscas longevidad y durabilidad, el linóleo es tu tipo de suelo ideal. Imagínate cuán resistente debe ser si es el pavimento elegido para cubrir el suelo de zonas de alto tráfico como los colegios, hospitales o centros comerciales…  Además, podrás encontrar suelos de linóleo que imitan la textura y el acabado de la madera, piedras naturales, hormigón o metal, por lo que prácticamente no encontrarás limitaciones.

 

Asequible, antiestático y fácil de mantener

Se trata también de una opción asequible, resistente al agua y a las manchas, destaca también por su firmeza frente a las bacterias e incluso ante el fuego y su carácter antiestático. Otro valor añadido, al que le damos realmente mucha importancia, reside en la facilidad de limpieza y mantenimiento.

Suelos de linóleo para oficinasFoto vía forbo.com

 

Suelo impermeable pero que absorbe la humedad

Aunque prácticamente no existen motivos para no decantarse por un tipo de suelo como el linóleo, te recomendamos que no lo utilices en baños. Al tratarse de una superficie que se expande y contrae durante toda su vida útil, la humedad que se genera en el cuarto de baño, acabaría estropeándolo. Tampoco es recomendable instalarlo sobre suelos originales de hormigón ya que el linóleo absorbe la humedad del subsuelo y podría deformarse.

 

Resistente pero delicado ante las rayadas

Ten especial cuidado con las rayadas, el punto débil del linóleo, así como el exceso de carga de muebles que puedan dañar la superficie.

 

Y sobre la instalación, ¿podría hacerlo yo mismo?

 

Podrás encontrar linóleo en rollo, ideal para colocar rápidamente en superficies continuas o en forma de losetas y generalmente encolado directamente sobre el suelo original. Algunos fabricantes lo presentan en lamas para una colocación tipo clic, con sistema de ranura y lengüeta como los de los pavimentos laminados.

Aunque realmente se trata de un tipo de suelo fácil de instalar, es como todo “zapateros a sus zapatos”, es preferible que lo coloque un profesional, ya que es necesario instalarlo sobre una superficie bien nivelada y preparada para que la durabilidad del pavimento sea la más adecuada.

 

Eso sí, si eliges baldosas fabricadas con linóleo, eres un manitas y utilizas el adhesivo recomendado por cada fabricante, podrías atreverte.

 

Mantenimiento

En cuanto al mantenimiento, procura evitar el deslizamiento de muebles pesados y coloca almohadillas de fieltro debajo de las patas de las mesas, sillas y mobiliario para proteger el suelo de rayadas y rascadas. Para limpiarlo, tan sólo necesitar utilizar agua y un jabón neutro sin abrasivos, -siempre sin excederte con la cantidad de agua que utilices-. Es probable que, con el paso del tiempo el pavimento de linóleo pierda brillo. Si quieres recuperarlo, utiliza un abrillantador o cera específica para este tipo de suelo para lustrar posteriormente con una gamuza limpia.

 

Amplias posibilidades de diseño

Gracias a la amplia gama de colores, acabados y distintos formatos y medidas (rectangulares, cuadrados, en forma de lama, etc.), podrás diseñar originales composiciones en forma de damero, extensiones lisas, a rayas, etc., tanto para utilizar como pavimentos o revestimientos, incluso para utilizar como superficies de trabajo como las encimeras o salpicaderos, para la cocina.

¿Te han parecido interesantes las propiedades de este nuevo material? Si te planteas hacer una reforma integral de tu vivienda y necesitas aportar un toque de color a tus espacios, el linóleo es un material muy interesante que deberías incorporar en tu presupuesto reforma.

¡Una alternativa versátil y ecológica que sin duda, debes tener en cuenta!! 


Pros del linóleo

 

– El linóleo está realizado de diferentes tipos de materiales, con el aceite de linaza como elemento principal, una alternativa ecológica y biodegradable, respetuosa con el medio ambiente.

– Su vida útil que puede ser de los 15 a los 30 años, en función de la calidad elegida y del tipo de instalación.

-Podrás encontrar suelos de linóleo que imitan la textura y el acabado de la madera, piedras naturales, hormigón o metal.

-Se puede instalar fácilmente.

-Se trata de una opción asequible, resistente al fuego, al agua y a las manchas, antiestático, de pisada cómoda y gran durabilidad.

-Encontrarás una amplísima gama de colores, grafismos, distintos formatos y medidas para diseñar la superficie perfecta.

Contras

 

-Es preferible que no lo utilices en baños porque absorbe la humedad.

-Procura evitar las rayadas y los golpes utilizando almohadillas de fieltro bajo el mobiliario ya que puede dañarse con cargas pesadas.

 

¿Y a ti, te atreverías a utilizar un suelo de linóleo? ¿Por qué tipo de diseño te decantarías, uno uniforme o combinando distintos colores y formatos? 

 

Foto de la portada vía meister.com

 

No hay comentarios

Publicar un comentario