Papel pintado infantil con árboles azules

Papel pintado infantil: el sector se revoluciona

Ha llegado un miembro nuevo a la familia o ya toca renovar la decoración del dormitorio de los pequeños de la casa y te preguntas ¿todavía está de moda el papel pintado infantil?, ¿existe algo más allá de los motivos un poco cursis que se utilizaban, años atrás?

El uso de los papeles pintados se ha revitalizado en los últimos años, como una de las mejores opciones para aportar un nuevo look a cualquier espacio de la casa. Y como no podía ser menos, el papel pintado infantil también se ha renovado para ofrecer unos diseños más innovadores, alejados de los clásicos dibujos con los que, antaño, se empapelaban todas las habitaciones infantiles.

Empezaremos haciendo un poco de repaso a la historia del papel pintado:

El papel pintado procede de Oriente y empezó a comercializarse y a utilizarse en Europa, durante el siglo XVII, gracias al comercio de importación que se mantenía con los países asiáticos aunque, no fue hasta la época de la Revolución Industrial, cuando obtuvo un éxito rotundo para vestir las paredes de las casas del momento, gracias al abaratamiento de su fabricación por sistemas mecánicos.

Como en cualquier objeto de tendencia, a principios del siglo XX se preferían los motivos florales, durante los años 30 y 40 evolucionaron hacia dibujos geométricos y en las décadas de los 60 y 70, -probablemente los años en que alcanzaron máxima popularidad-, se diseñaban en infinidad de dibujos y colores, especialmente de carácter retro.

Claves de los diferentes tipos de papel pintado infantil:

 

1-Papel pintado gofrado: es aquel que consta de una sola capa y se adhiere a la pared utilizando cola.

2-Papel pintado vinílico: una capa de plástico cubre el papel pintado, de modo que lo protege de humedades y condensaciones que se generan en espacios como la cocina y el baño, por lo que resultan más resistentes. Además el tipo de papel pintado infantil vinílico, al ser lavable, se convierte en una opción ideal para utilizarlo en los dormitorios de los más pequeños.

3-Papel texturado: una opción que ha caído en desuso en los últimos años, se utilizaba para dar textura a la pared, antes de pintarla, de modo que cubría las imperfecciones de la superficie.

4-Papel autoadhesivo; el más fácil de utilizar ya que el pegamento adhesivo ya está directamente aplicado en la parte trasera del papel.

5-Papel pintado con una base en blanco y negro que los niños pueden completar con dibujos propios o colorear para personalizar su dormitorio.

¿Puedo colocarlo yo mismo?

Por supuesto, si eres un poco habilidoso y tienes paciencia, no tendrás problemas para colocar el papel pintado infantil o el que necesites. Sólo debes tener en cuenta que existen algunos motivos y diseños más fáciles de colocar que otros. Cuanto más complejo sea el dibujo, también será más complicado de colocar ya que será necesario que encajes las tiras de modo que la parte del motivo que queda en una tira case perfectamente con la de la siguiente. Si no te ves capaz o no tiempo, contrata los servicios de un pintor, verás cómo tan sólo en unos minutos coloca el papel pintado que da gusto.

¿Cuántos rollos de papel pintado infantil necesito?

Para saber cuántos rollos de papel pintado necesitas, tienes que calcular las medidas de la pared en la que lo vas a colocar y la del papel pintado. Es fundamental que tengas en cuenta el rapport, que es el patrón de repetición del dibujo. Es decir, cada cuántos centímetros se repite el motivo y cómo: si lo hace verticalmente o en diagonal. Se trata de un factor clave ya que en cuanto hayas colocado la primera tira en la pared, deberás ajustar las siguientes para que la repetición del motivo case perfectamente, por lo que es probable que se pierdan algunos centímetros en cada una de las tiras.

¿Cómo debo hacerlo?

Para empezar, debes asegurarte que la pared sea lo más lisa posible, si tu pared tiene un acabado tipo gotelé, ya sea de grano grueso o fino, olvídalo, no te quedará bien.

Utiliza una superficie lisa y plana como una mesa para extender el papel pintado infantil y empieza engomando la mitad de la tira que has cortado previamente. Dobla ese trozo sobre sí mismo y repites la operación con la otra mitad. Ya puedes comenzar a aplicarlo sobre la pared, empezando por la parte más alta y extendiendo el papel hacia abajo. Si cuentas con un cepillo de encolador, podrás utilizarlo para alisar el papel y evitar que se formen burbujas de aire.

Si has elegido el papel pintado infantil como una buena opción para decorar el dormitorio de los niños puedes hacerlo aplicándolo en la totalidad de las paredes, a modo de zócalo alto rematado con una tira de madera o utilizándolo para cubrir una única pared de modo que crees un acento decorativo  impactante, especialmente si se trata de un diseño de papel pintado infantil muy llamativo.

Recomendaciones You Can Deco

Empieza a empapelar por uno de los laterales de una puerta o ventana y sigue recorriendo la totalidad de la superficie que hayas elegido.

Si no has podido evitar que se creen burbujas de aire en el papel pintado infantil, las podrás eliminar fácilmente utilizando un alfiler para agujerearlas y que el aire desaparezca, eso sí, hazlo con delicadeza.

Si al cabo de un tiempo ves que el papel pintado se ha despegado ligeramente de alguna esquina, tan sólo necesitarás utilizar un pincel fino y cola para volver a adherir a la pared el pequeño trozo que se ha desengomado. Utiliza una esponja humedecida para retirar el exceso de cola, presionando hacia el exterior. ¡Te quedará como nuevo!

Renueva el papel pintado infantil cada cierto tiempo, no querrás que tus hijos preadolescentes todavía convivan en un dormitorio con ositos de color azul o rosa, ¿verdad? Te ahorrarás muchos conflictos, te lo aseguramos.

¿Tienes experiencia colocando papel pintado? ¿Si pudieses pedir un papel pintado infantil personalizado para el dormitorio de tus hijos qué motivos gráficos dibujarías? Explícanoslo en la sección de comentarios.

Foto de portada vía elpaisdesarah.com
No hay comentarios

Publicar un comentario