Reformas de cocinas: ratatouille.

Reformas de cocinas: cómo planificarlas.

Porque sabemos que el entusiasmo te invade, ante la posibilidad de estrenar cocina nueva y es posible que te marees con tantas posibilidades sobre distribución, mobiliario y materiales, queremos explicarte cómo debes planificar correctamente, las reformas de cocinas, de modo que sea un éxito rotundo.

Concéntrate y repite en voz alta varias veces: eficiencia y comodidad, eficiencia y comodidad, eficiencia y comodidad…

¿Te ha quedado claro? Podemos empezar:

Porque las reformas de cocinas son especialmente complicadas, debes saber que las claves fundamentales para conseguir una cocina cómoda y eficiente pasan por aprovechar al máximo el espacio, hacer el trabajo más ligero y confortable y tener capacidad de almacenaje suficiente.

Del mismo modo que has hecho con la reforma de tu baño, sabemos que has tomado correctamente las medidas de tu vieja y anticuada cocina, has marcado en el croquis las ventanas, tomas de agua y las eléctricas. Plantéate entonces: ¿es posible cambiar la distribución de las ventanas y las puertas? o ¿quiero plantear un espacio para comer en la cocina? Incluso, ¿qué espero de mi nueva cocina?

Definir estas cuestiones te ayudará a decidir qué tipo de distribución es la más acertada según las medidas y forma de tu cocina. Determinar las necesidades reales, cuáles son tus costumbres mientras estás cocinando, si quieres una zona de office integrada o si la vas a reformar abriéndola al salón,  resultarán aspectos fundamentales para dibujar un tipo de distribución u otra.

¿Cuáles son los tipos de distribución más habituales?

Si tu cocina es alargada y estrecha, lo más recomendable será instalar el mobiliario en un sólo frente; si es rectangular y amplia, coloca los muebles en las dos paredes enfrentadas, en paralelo; si tiene una planta cuadrada o rectangular, dispón el mobiliario en “L”, o, en el caso de disponer de suficientes metros, en “U”. Si dispones de un espacio central considerable, valora la posibilidad de instalar una península o una isla. En cualquier caso, los muebles superiores puedes po­nerlos hasta el techo, y así dispondrás de una gran zona de almacenaje.

¿Qué elementos son imprescindibles?

Repasemos aquellas piezas que no podrán faltar en ningún tipo de cocina. Esta lista te ayudará para pedir presupuestos totalmente detallados:

1-Mobiliario de cocina

Los muebles que conforman las reformas de cocinas suponen la mayor cantidad de presupuesto, generalmente.

Cada mueble se compone por una estructura, que se conoce como casco, al que se le añade las baldas, separadores o accesorios elegidos dependiendo de la función de cada pieza, junto a las puertas, tiradores, bisagras, etc. Las estructuras se fabrican en aglomerado, MDF o melamina, generalmente.

Lo que modifica radicalmente el estilo de una cocina son los acabados de las puertas. Encontrarás multitud de acabados que se adaptarán a tus preferencias.

2-Revestimientos y pavimentos:

Del mismo modo que sucede en el baño existe mucha variedad de materiales para instalar en la cocina de tus sueños, desde los clásicos azulejos cerámicos en acabado brillante o mate, las piezas de gres y el porcelánico, en distintos formatos, medidas y acabados, incluso aquellos que imitan la piedra natural o la madera, dos de las opciones a las que más se recurre para las reformas de cocinas.

Ten en cuenta el factor de la practicidad, para elegir el tipo de pavimento que quieres instalar, según el acabado o el color elegido, obtendrás unos resultados funcionales u otros. Existen colores más sufridos y otros, -generalmente los de tonalidades muy claras-, en los que una pequeña mancha se ve a la legua.

Si te gustan los suelos de madera, -o por lo menos que lo parezcan-, deberás escoger un gres porcelánico que imite los nudos y betas de la madera natural o un pavimento vinílico, especial para instalar en espacios donde se acumula la humedad y condensación. En el caso contrario, si eliges lamas de madera reales, puedes acabar teniendo serios problemas de abombamiento, no te lo recomendamos.

3-Electrodomésticos:

¿Qué tipos de frigoríficos existen?

En términos generales podemos decirte que existen 4 tipos:

-Los frigoríficos combinados o combis. Son los más habituales, y los podrás distinguir porque la zona del frigorífico está situada arriba y la del congelador abajo.

-Los de una puerta son aquellos en los que frigorífico y congelador son partes independientes. Resultan muy eficaces ya que incorporan la tecnología más eficiente de frío para que consigas el máximo ahorro con el mínimo consumo. Además, puedes instalarlos por separado o uno al lado del otro, por lo que obtendrías una zona de frío de gran capacidad.

-Los frigoríficos americanos ofrecen también una buena capacidad de almacenaje y existen modelos con dispensador en el frontal para que puedas obtener agua fría o cubitos de hielo, sin tener que abrir la puerta, por lo que la temperatura no se modifica constantemente.

-Y, por último, los de 2 puertas, aquellos que tienen el congelador arriba y el frigorífico en la parte inferior.

Para acabar de decidirte es necesario que distingas entre el concepto No Frost y el Cíclico. Son 2 tecnologías distintas que consisten en la descongelación automática en el caso de la tecnología No Frost y en hacer el proceso manualmente y de forma periódica en el caso de los Cíclicos.

¿Qué horno debo comprar?

-Si eres de los que no te complicas excesivamente la vida, elige un horno convencional, el de toda la vida. Se trata de un electrodoméstico que simplemente calienta el aire que hay dentro mediante unas resistencias situadas en la parte de arriba y abajo. El aire caliente es lo que cocina el producto que introduzcamos.

-Si lo que necesitas es ahorra espacio, tienes la opción de comprar un horno con función también de microondas. Por lo general, son más pequeños que los convencionales y, además, cocinan un poco más rápido ya que combinan la cocción del microondas con la de un horno tradicional, cocinando por dentro y fuera a la vez o por tandas de tiempo.

-Si eres de esas personas a las que les gusta cocinar, elige un horno multifunción. Por lo general son electrodomésticos que vienen equipados con grill y con sistema de convección: al circular el aire por el horno, podrás cocinar dos cosas a la vez ya que el aire circula de arriba a abajo y viceversa consiguiendo un cocinado rápido y homogéneo.

Si eres casi como Ferran Adrià, tienes dos opciones más:

Los pirolíticos y los hornos con función vapor. Los primeros se caracterizan por disponer de la multifunción con la opción de la pirolisis, en la que la función de la limpieza se crea automáticamente calentando el horno a 500 ºC durante una hora y carbonizando toda la suciedad pudiendo limpiarlo simplemente con un trapo. Por último los hornos con función vapor (también existen pirolíticos con función vapor). Estos hornos ya son los más parecidos a los de las cocinas profesionales. Todas las funciones que os podéis encontrar en los hornos multifunción se encuentran en este tipo de hornos, en su versión más potente.

¿Qué tipo de campanas extractoras existen?

1-Campanas de pared decorativas

Son aquellas que se instalan adosadas a la pared y no se ocultan. Encontrarás diferentes formas: horizontales, inclinadas, redondeadas, de formas rectas, en forma de campana o de pirámide truncada. Se trata del tipo más habitual y la instalación es muy sencilla. Al ser exentas y no pertenecer a ningún mueble no requieren ajustes, por lo que tan sólo necesitarás que encajen en el hueco destinado para ellas.

2-Campana de pared retráctil:

Este tipo de campana prácticamente pasa desapercibida al integrarse parcialmente en uno de los armarios altos. Lógicamente, este armario contará con un espacio de almacenaje menor, al estar ocupado por el conducto de extracción de humos. Económicas e ideales para cocinas pequeñas.

3-Campana de pared integrada o grupo filtrante

La evolución de las anteriores; la integración con el mueble es absoluta al tratarse de un “cajón” instalado en el armario alto que mediante un orificio se sitúa directamente sobre las placas de cocción. Perfecta para cocinas de corte contemporáneo, en las que todos los electrodomésticos están perfectamente integrados y ocultos.

4-Extractor sobre encimera

Una de las propuestas más revolucionarias en las que el extractor se sitúa directamente sobre la encimera, tras la placa de cocción. Su mayor ventaja respecto a las demás es que el extractor sólo está visible cuando se está usando y cuando hemos acabado de cocinar, se esconde bajo la encimera, tan sólo pulsando un interruptor. Su instalación es muy recomendable en cocinas tipo isla.

¿Y las placas de cocción?

1-Cocinas de gas
Las cocinas tradicionales de gas siguen teniendo como fieles compradores a los amantes de la cocina tradicional que valoran los resultados de una elaboración cocinada a fuego vivo. Los modelos más vendidos cuentan con cuatro quemadores de distinta potencia, aunque también los hay de tres quemadores de llama y uno eléctrico, de dos quemadores, e incluso de un quemador a gas y otro eléctrico.

2-Cocinas eléctricas
En este caso, en lugar de utilizar quemadores con llama, los alimentos se cocinan sobre placas metálicas de hierro fundido que en su interior llevan una resistencia de diferente tamaño y potencia. Aunque es una opción muy económica consume mucha energía eléctrica con lo que su eficiencia energética es inferior a la de las vitrocerámicas.

3-Placas vitrocerámicas
Son las más habituales en las viviendas. Existen placas vitrocerámicas a gas, de inducción, eléctricas, halógenas, radiantes, etc., incluso modelos que combinan focos de distinto tipo y en distinto número.

Funcionan mediante una resistencia eléctrica que calienta el foco elegido y éste distribuye el calor instantáneamente por la superficie delimitada del foco, sin extenderlo en horizontal por el resto de la placa de cocción.

4-Placas de inducción (no vitrocerámicas)
Las placas de inducción no vitrocerámicas son las que mayor aceptación están teniendo en las reformas de cocinas más recientes. Al igual que las vitrocerámicas, están dotadas de una superficie de cristal cerámico muy resistente al peso, a los golpes y a las altas temperaturas. Entre sus ventajas, calientan el doble de rápido que las vitrocerámicas ya que el calor se genera directamente en la base de los recipientes mediante ondas magnéticas, sin calentar el foco ni la placa (que no quema si se toca). Además, al reconocer el tamaño del recipiente, suministran únicamente la energía necesaria y así se reduce el tiempo de cocción y el consumo eléctrico.

No te olvides de incluir la petición de presupuesto de diferentes tipos de griferías, encimera, iluminación, tipo de fregadero y otros electrodomésticos que desees instalar en tu nueva cocina.

Al llegar a este punto, puede ser que tengas más claro qué debes pedir para que te realicen un presupuesto detallado. Recuerda pedir al menos tres, a varias empresas de reformas de cocinas distintas.

Eso sí, ten en cuenta que en el presupuesto, deberán añadirte las partidas de fontanería, electricidad, escayolista y albañilería.

Compara las diferentes propuestas y, en cuanto te hayas decidido, pídelo todo por escrito, correctamente detallado y fija plazos de inicio y finalización de las obras, en el contrato.

Te recordamos cuáles son las claves para planificar y gestionar correctamente las reformas de cocinas que te explicamos en el artículo Gestionar una Reforma ¿Cómo hacerlo?, aplicable, por supuesto a cualquier tipo de obra de reforma:

1-Revisa perfectamente el contrato firmado con el contratista.

2-Planificación de las reformas

3-Guarda tus cosas, (en el caso que vivas en el piso donde se está realizando la reforma), a buen recaudo, bien embaladas, para evitar que entorpezcan la reforma y que puedan dañarse.

4-Busca a alguien que sea el responsable de las llaves para que los industriales puedan entrar y salir sin problemas cuando no puedas estar en casa.

5-Establece una única persona como interlocutor de las reformas.

6-Marca unas normas para el uso de las instalaciones de tu vivienda, para los operarios.

7-Deja trabajar a los profesionales. Puedes controlar las reformas sin entorpecer su trabajo.

Como en cualquier caso, antes de dar por buena la reforma, revisa que todos los electrodomésticos y distintas piezas funcionen correctamente y que los mecanismos de apertura y cierre de puertas y cajones sea el adecuado. ¡Todo debe estar en perfecto estado!

¡Empieza la cuenta atrás para disfrutar de una cocina de película!

No hay comentarios

Publicar un comentario