Vestidores con ropa ordenada

Vestidores, ¿cómo diseñarlos?

Los vestidores… el sueño de cualquiera, aquel espacio, de menor o mayor dimensión, en el que cabe toda nuestra ropa, perfectamente ordenada, de forma holgada, muy visual y funcional. ¡Y los zapatos!, sobre todo los zapatos. La montañas de cajas de zapatos, aquel caos irresoluble, desesperante, desaparece en un abrir y cerrar de ojos, gracias a los vestidores.

¿Dónde diseñar el vestidor perfecto?

 

Por norma general, los vestidores se integran, en menor o mayor medida, en el dormitorio, espacio destinado a la relajación y al descanso, por lo que, es necesario mantener la sensación de orden para facilitar el sueño reparador. Descubre diferentes formas de planificar y distribuir tu vestidor o armario, en función de las características de cada superficie:

En una zona de paso

Una manera habitual de instalar los vestidores es en el espacio que sirve de transición entre una estancia y otra, por ejemplo, entre el dormitorio y el baño. Probablemente una de las opciones más cómodas ya que se puede acceder a la zona de los armarios fácilmente, desde cualquiera de los dos ambientes. La distribución en paralelo de los frentes de armarios permite mantener la estructura de pasillo, de forma que el espacio se aprovecha considerablemente y, eso es lo que necesitamos en los vestidores: espacio, orden y practicidad. Calcula que, por lo menos, dispones de un metro de amplitud entre un lineal de armarios y el otro, para poder moverte con comodidad. Para ello, puedes elegir puertas correderas, en lugar de las tradicionales abatibles, que ocupan más espacio.

Integrado en el cabecero de la cama

Cuando contamos con una superficie de dormitorio amplia, una buena idea para integrar el vestidor es colocarla tras el cabecero. Utiliza un murete a media altura para separar los dos ambientes, que por un lado se utilice de cabecero y por el otro como elemento de soporte de la zona de vestidor, -para colocar unos estantes o un mueble con cajones-. Este tipo de distribución te ayudará mantener la profundidad visual del dormitorio, además de aprovechar al máximo la circulación de luz natural.

Siguiendo el mismo concepto, puedes utilizar unos estantes como elemento separador o la misma trasera de los módulos de armario, que harán el efecto de tabique.

Al tratarse de una composición integrada en la zona de la cama, procura que el estilo decorativo del conjunto esté unificado. Si el espacio te lo permite, añade un espejo de pie y un asiento para que puedas cambiarte cómodamente.

Vestidor acristalado

También para los dormitorios de planta abierta y, sobre todo, si eres una persona ordenada, planifica tu vestidor en un espacio acristalado o con los frentes transparentes. De este modo, el espacio no se verá más reducido, manteniendo la profundidad original.

En cualquier caso, aprovecha al máximo el espacio, utilizando módulos de armarios que lleguen hasta el techo o, en su defecto, aprovecha el hueco que queda, colocando cajas en las que podrás almacenar aquello que no utilizas diariamente o el cambio de ropa de temporada.

Composiciones modulares

Las composiciones modulares resultan una buena opción para diseñar vestidores bien equipados y funcionales. Encontrarás sistemas muy completos compuestos por barras que se fijan en la pared, el suelo o el techo, que se convierten en una herramienta flexible sobre la que componer una distribución a medida, utilizando cajones y accesorios dispuestos en función de las necesidades de cada uno.

Además este tipo de elementos permiten variar la posición de forma relativamente sencilla y rápida para adecuarlo también a cada momento y situación.

En una buhardilla

Crear un completo vestidor en un dormitorio de planta irregular, como podría ser en una buhardilla, requerirá que te plantees la posibilidad de diseñarlo a medida, de modo que puedas aprovechar al máximo hasta el último centímetro. Aunque se trata de una opción menos económica que los módulos prefabricados estándar, se convertirá en la solución definitiva para sacar partido al espacio, aprovechando incluso las irregularidades estructurales.

Equipamiento interior de vestidores y armarios

 

Más importante que el tipo de frente del armario o vestidor es la forma que equiparás y distribuirás su interior. Antes de empezar, plantéate cuáles son tus necesidades y costumbres: ¿me gusta tener la ropa doblada? o ¿la prefiero colgada? ¿Tengo muchos zapatos o muchas camisas?

Debes pensar incluso en tu altura, si eres una persona alta, es probable que tengas vestidos y abrigos largos, por lo que necesitarás una barra colocada a una distancia de la base, más amplia de lo normal, para evitar que los vestidos arrastren. No es lo mismo equipar un armario para una persona sola, para una mujer o un hombre o para una pareja. Siéntate y con calma, defínelo.

Encontrarás multitud de accesorios que te ayudarán a completar la distribución interior de forma eficiente: pantaloneros, baldas o zapateros extraíbles, cajones de distinto tamaño, con frentes tupidos o acristalados, estantes compartimentados para usos específicos, distintos tipos de percheros, rieles, cestas y cajas que te permitirán crear el armario de tus sueños, fácilmente.

Consejo You Can Deco

La iluminación es también un aspecto clave, en el vestidor o la zona de armarios. Es necesario que dispongas de la suficiente luminosidad para poder elegir la ropa y vestirte cómodamente. Además, debes procurar utilizar un tipo de luz que sea lo más parecida posible a la natural, ni demasiado cálida, ni excesivamente fría, para evitar modificaciones de los colores de la ropa. Para lograrlo será necesario que combines varias fuentes de luz y una iluminación directa. Lo mejor es optar por focos halógenos situados a unos 20 centímetros del armario, -uno por cada cuerpo- y reforzar la iluminación del interior con luces leds.

¿Tienes un vestidor en casa o te estás planteando instalar uno? Explícanoslo en la sección de comentarios.

Foto de portada vía ilmiopiccolocapricciobyfabiola.com
No hay comentarios

Publicar un comentario